Acceso Profesional | Login

Usuario:
Contrasena:
 

Especular con Pasajes Aéreos, un Efecto Inesperado de la Brecha Cambiaria

Volver Recomendar Imprimir Ver la siguiente

19-09-2014

La Nacion Online (19-09-2014)

Algunas de las razones económicas que explican por qué American Airlines restringió la venta de pasajes

Por Juan Pablo De Santis  | LA NACION

   
 
   
 

 

 Foto: Archivo 
 
La decisión de American Airlines (AA) de restringir a menos de 90 días la venta de vuelos desde y hacia Argentina terminó siendo la consecuencia inesperada de un fenómeno que lleva casi dos años: el uso de la brecha cambiaria para especular con la compra de pasajes aéreos.

La aerolínea no brindó oficialmente los detalles del cambio, que motivaron una réplica por parte del Gobierno. No obstante, LA NACION consultó a dos fuentes calificadas del sector aerocomercial y dos operadores mayoristas de turismo que opinaron con unanimidad que la clave se encuentra en la diferencia del 78% entre el dólar oficial y el paralelo.

Dado que las tarifas de las compañía están valuadas con el dólar oficial, todas las fuentes coinciden que cuando se amplía la brecha cambiaria crece sostenidamente la demanda de aéreos. Esta situación ocurrió especialmente en las últimas tres semanas.

En el ámbito minorista, los pasajeros que atesoraron dólares utilizan planes de cuotas sin interés para emitir boletos. Luego van liquidando sus tenencias al tipo de cambio paralelo para pagar la deuda y así obtienen una suerte de beneficio netamente financiero.

Las empresas de turismo también buscan beneficiarse de este contexto. Algunas con sede en el exterior ingresan dólares al país vía operación bursátil (contado con liquidación), obtienen pesos a un precio superior al oficial y salen a comprar pasajes en las aerolíneas. De nuevo, lo hacen para obtener un beneficio financiero.

Burbuja de ventas

Esta clase de prácticas generan un crecimiento artificial de la demanda local que es meramente especulativo (no se puede sostener en el tiempo) sobre todo en las líneas aéreas extranjeras que tienen más exposición en el mercado.

Todo esto tiene que ver con el balance que deben buscar las compañías en tanto a lo que denominan "punto de venta".

Por ejemplo, un vuelo que hace la ruta Buenos Aires - Nueva York no se vende únicamente desde la Argentina. La filial de la aerolínea en Estados Unidos (o cualquier otra parte del mundo) también emite boletos para completarlo con viajantes extranjeros. Al existir un flujo de demanda especulativo, el equilibrio tiende a romperse y se recortan las posibilidades de los que quieren visitar al país.

¿La solución sería poner más frecuencias? Afectar un avión para volar una ruta a largo plazo no es un trámite rápido.

En el mercado aéreo el dilema radica en qué podría pasar si la burbuja de la demanda se pincha y se cae de repente. Y esto ya pasó. La venta de pasajes aéreos registró un récord absoluto en 2013 a casi cualquier destino. Como sucede ahora, la especulación fue más fuerte: un tipo de cambio oficial bajo y una brecha cambiaria de hasta el 99% en mayo impulsaron las compras.

Pero la situación dio marcha atrás en el primer semestre de 2014. La demanda de viajes al exterior cayó entre 40% y 50% respecto al mismo lapso del año pasado, según qué segmento y destinos se tomen. Las ventas se desplomaron por tres causas: la AFIP aplicó una percepción del 35% para pasajes y paquetes a fines de 2013, a el peso se devaluó 20% en dos días durante enero y la brecha cambiaria se achicó hasta un mínimo de 28% dos meses más tarde.

Precio del dólar y controles cambiarios

Luego de conocerse la noticia sobre AA, el Banco Central emitió un comunicado afirmando que todas "las operaciones por venta de pasajes internacionales están siendo cursadas diariamente con normalidad al igual el resto de las transferencias al exterior por turismo y viajes".

Desde mediados de 2011, las autoridades comenzaron a instrumentar todo tipo de controles sobre la salida de dólares del país debido a la escasez local. Antes de que comenzaran las restricciones -que generaron un mercado paralelo de cambio-, el sector turismo podían realizar giros al exterior en un plazo de entre 48 a 72 horas. Mientras que ahora esa misma operación se cursa entre 15 a 20 días. Las operaciones se cursan "con normalidad" pero en plazos más largos.

Por ejemplo, un operador mayorista detalló a LA NACION que para cada giro ahora debe presentar respaldos al Banco Central (facturas, contratos.) y hasta una planilla de Excel con detalles de las operaciones. Además debe obtener una validación previa de la AFIP. Una vez concluidos los trámites, el Central envía una autorización para efectuar el giro un determinado día. Si en esa fecha no se cursa el trámite se debe repetir.

A los tiempos más largos se suman las expectativas de devaluación. En este punto, las fuentes del sector aerocomercial recuerdan que las líneas aéreas suelen trabajar con márgenes de rentabilidad bajos.

La estimación de un dólar más caro para los próximos meses fue manejada por el propio Gobierno nacional, cuando en las proyecciones macroeconómicas para el presupuesto del año que viene advirtió un tipo de cambio promedio de $8,21 para todo el 2014.

El cálculo que hizo el Ministerio de Economía implica un dólar promedio de $9,01 para diciembre y en torno a un posible $9,1 para el 31 de diciembre próximo. El escenario no considera una depreciación brusca del peso para los cuatro meses que quedan por delante. Si se cumple el pronóstico oficial, la devaluación anual acumulada sería la más alta en once años.

Es claro que los operadores también manejan la expectativa de depreciación del tipo de cambio y potenciales problemas para acceder a la compra de dólares. Antecedentes hay en otros sectores y de todo tipo. El último fue hace poco más de una semana cuando el Central redujo a la mitad los topes diarios para giros automáticos al exterior para pagar importaciones.

La especulación y el manejo de expectativas reinan en la economía de hoy para tratar de predecir, aunque sin la bola de cristal, la economía que viene.

info@jurca.org.ar | TEL : +54 11 4324 7449 | Carlos Pellegrini 1141, Piso 2, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, C1009ABW, Argentina
Privacidad y uso del sitio
diseño y desarrollo: consult-ar.info